Primero planificamos una sesión fotográfica donde tomamos contacto, de ella conseguiremos imágenes relajadas, espontáneas y bonitas que luego me ayudarán a realizar una buena composición para el cuadro.

 

Esta sesión es muy importante, no solo porque es la base de una buena creación sino también porque me ayuda a trasmitir posteriormente el lado más auténtico de los retratados.

 

Luego organizo y selecciono mis bocetos previos para desarrollar el cuadro y finalmente en un plazo acordado previamente, hago la entrega final de la obra  junto con un pendrive con las mejores fotos de la sesión realizada. Todo ello bien protegido para su transporte y el correspondiente certificado de autenticidad.